Artículos

ninguna condenacion
Ahora, pues, ninguna condenación hay para
los que están en Jesús el Mesías, 
porque la ley del Espíritu de vida en Jesús el
Mesías te ha librado de la ley del pecado y de la muerte.

(Romanos 8.1.-2)

 

Al final del v. 1, el Textus Receptus introduce la expresión del v. 4 en dos etapas: los que no andan conforme a la carne, y la misma cláusula seguida por sino conforme al Espíritu. La lectura más corta, que hace la declaración mucho más apropiada sin la calificación que es únicamente aplicable en el v.4, está fuertemente respaldada por antiguos representantes de los tipos de texto Alejandrino y Occidental. Desde el punto de vista de las consideraciones internas, esta errónea inserción en el texto desvirtúa el propósito doctrinal de la Epístola al trasladar del v.4 una cláusula conclusiva, y volverla condicional en el v.1. 

Boton WEB Apps

 

 

Boton BTX3